La reina Urraca

28.85€
30.00€ con IVA

Colección:
Serie Media
ISBN:
978-84-96431-18-8
Encuadernación:
Tapa dura con sobrecubierta
Páginas:
220
Ilustraciones:
b/n: 33
Dimensiones:
17 x 24 cm
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(Sin valoración)
Loading ... Loading ...

Urraca de León, primera reina titular en la historia de España, es, por muchas razones, un personaje fascinante. Reinó, no como consorte de rey, sino en la plenitud del desempeño de la función monárquica, durante los años 1109-1126. La presente obra recoge esos diecisiete años de reinado en un expresivo y documentado retrato del personaje sobre el fresco histórico de la época en que le tocó vivir. Mujer, viuda y heredera de un reino que distaba mucho de la bonanza, Urraca gobernó pese a todo y pese a todos, ganándose a pulso el encabezamiento con que es nombrada en los diplomas regios: Urracha, regina. La hija y sucesora de Alfonso VI concentra en su figura las tensiones conflictivas propias de la sociedad de su tiempo en la que ella desempeñó un papel de relieve extraordinario. Su condición de mujer, en una época en que se acentuaba la dependencia femenina respecto a los varones, es la primera fuente de explicaciones históricas que se ha buscado destacar. Sus actitudes personales y políticas chocaron más de una vez y de manera frontal con los tópicos sobre las mujeres -débiles, sumisas, necesariamente protegidas- que entonces se asentaban en la mentalidad colectiva. Del rechazo de un matrimonio que le fue impuesto al encarcelamiento de un arzobispo, no es difícil encontrar decisiones enérgicas en la experiencia vital o en la acción política de esta mujer, claramente contrarias a lo que muchos pensaban o esperaban. No son, sin embargo, los rasgos de carácter, por más que a veces resulten evidentes y no puedan dejar de destacarse, lo principal en este relato. La figura de la reina de León importa, ante todo, por su capacidad de iluminar la sociedad en la que se integra y, de manera especial, el sistema de relaciones de poder que la caracteriza. Después del azaroso camino que la llevó a ocupar el trono de León, la reina Urraca afirmó su legitimidad en la tradición neogótica y, desde la posición teórica de reina o emperatriz de España, ejerció las funciones del regnum no sólo in tempore belli. En un espacio organizado políticamente desde antiguo sobre la base de la red de territorios y castillos, a los que ahora se añadían los nuevos cotos jurisdiccionales o los alfoces urbanos, la reina distribuyó funciones y beneficios, dictó normas y administró justicia amparada en el paraguas legitimador del orden justo. Es esto lo que convierte su figura en excelente revelador de las claves históricas de su época.

Editorial Nerea, S. A. - Tel. (34) 943 432 227 - nerea@nerea.net