Tiziano y la Monarquía Hispánica

65.38€
68.00€ BEZ barne

Egilea:
Checa, Fernando
ISBN:
978-84-86763-90-9
Koadernazioa:
Tapa dura con sobrecubierta
Orri kopurua:
344
Ilustrazioak:
COLOR: 83 BN: 181
Dimentsioak:
24 x 29 cm
Izar bat2 Izar3 Izar4 Izar5 Izar
(Baloraziorik gabe)
Loading ... Loading ...

En este libro se estudia uno de los episodios más significativos de la historia artística de Europa en el siglo XVI: la intensa relación de muchos de los miembros de la Casa de Habsburgo con Tiziano. Sin los encargos que el pintor veneciano recibió de los Habsburgo no se explicaría gran parte de su obra de madurez ni, a la inversa, uno de los capítulos más importantes del Renacimiento italiano en su conjunto. No obstante, el libro no se centra en los aspectos de coleccionismo y mecenazgo, que ya han sido ampliamente estudiados (entre otros por el propio Fernando Checa), sino más bien en los usos y funciones que la pintura veneciana tuvo en el ambiente cultural español durante los siglos XVI y XVII. Se trata de responder a la pregunta de por qué la pintura de Venecia gozó de tan alto favor en un entorno artístico como el español, en el que tanto tiempo se tardó en entender, salvo excepciones, lo fundamental de la aportación esencial de Venecia a la pintura -el interés por el color-, y en el que la teoría artística, también con las excepciones de rigor, se basó siempre en el modelo toscano-romano, más especulativo e intelectual. La respuesta hay que buscarla por una doble vía: por un lado, en el siglo XVI se hace una valoración puramente estética de la pintura veneciana: y así Felipe II satisface sus exquisitas apetencias culturales desde una perspectiva eminentemente sensual; por otro, un pintor como Tiziano ofrecía la respuesta pictórica adecuada a las necesidades de representación del poder de la monarquía de los Habsburgo, e incluso a ciertas maneras de entender la imagen religiosa y devota. Después, en el siglo XVII, la valoración de la pintura veneciana adquiere otras características. Felipe IV amplía el legado de su abuelo con espectaculares compras de obras de Tiziano, Veronés y Tintoretto. A los usos dinásticos de algunos de los retratos se añade ahora otro puramente decorativo, que convierte la colección en un auténtico museo atento sobre todo al valor artístico de las obras, más que al simbólico o iconográfico. Se trata de una opción sensualista, plenamente integrada en los gustos y en la sensibilidad del siglo XVII, a la que no son ajenos artistas de la talla de Rubens (que vino a España en dos ocasiones) y Velázquez. Otro aspecto que se estudia en el libro es el de la influencia de la pintura veneciana en la escuela española, que no podía permanecer indiferente ante tan impresionante conjunto de obras. A través de Rubens y Velázquez, los venecianos, y las polémicas barrocas sobre el uso del color y el papel de lo teatral en la configuración del discurso pictórico, contribuyen a que la pintura española evolucione por fin hacia unos modos a los que había vuelto la espalda hacía más de cien años. Hoy, el resultado de esa singular relación entre los venecianos y la corte española es que el Museo del Prado posee el que es probablemente el mejor conjunto de Tiziano del mundo. Este libro contribuye decisisavemente a explicar y comprender ese acontecimiento clave de la historia de la pintura occidental.

Editorial Nerea, S. A. - Tel. (34) 943 432 227 - nerea@nerea.net